domingo, 28 de junio de 2009

PERFIL DE LA MUJER QUE EJERCE VIOLENCIA DOMESTICA

Algunos dicen que la mujer se rebeló y reacciona con violencia como respuesta a las
agresiones recibidas desde hace mucho tiempo. Sin embargo, los estudiosos han informado sobre características típicas de mujeres que suelen ejercer violencia en la
relación de pareja.
Las más resaltantes son las siguientes:

Abuso del alcohol.

El abuso del alcohol es la mayor causa de la violencia doméstica, tanto en el hombre como en la mujer.
Las personas bajo los efectos del alcohol, tienen poco control sobre sus impulsos, fácilmente se frustran, malinterpretan cualquier situación y por lo general buscan en la violencia, la solución a sus problemas. Es muy frecuente que mujeres alcohólicas sean violentas en la relación de pareja.

Desórdenes psicológicos.

Existen algunos trastornos, especialmente de la personalidad, en que la mujer tiene como característica ser abusiva y violenta con el hombre.
El trastorno de la personalidad borderline, por ejemplo, está asociado a un alto porcentaje de mujeres que ejercen violencia doméstica contra los hombres. Este desorden también se asocia con comportamiento suicida, cambios de humor severos, mitomanía(mentira patológica), problemas sexuales y también puede relacionarse con abuso de alcohol y otras sustancias.

Expectativas, presunciones y conclusiones no realistas.

Mujeres abusivas y manipuladoras que con frecuencia tienen falsas expectativas y hacen demandas no realistas al hombre. Estas mujeres reiteradamente, tienden a experimentar episodios depresivos, ansiedad, frustración e irritabilidad que atribuyen al comportamiento del varón.
Culpan al hombre, lo hacen responsables de cómo viven su vida o los culpan de hacer que su vida sea miserable, antes de admitir su responsabilidad por sus actos y sus propios problemas.
Por lo general se niegan a entrar a algún tipo de tratamiento y pueden insistir que es la pareja el que lo necesita. En lugar de ayudarse a sí mismas, culpan a éste de cómo se sienten y creen que es el quien tiene que hacer algo para que ella se sienta mejor.
Cuando el hombre no puede hacerlas sentir mejor, se frustran y asumen que lo está haciendo al propósito y se quejan del “daño” que le están haciendo.

Los factores comunes para que el varón víctima no se separe o haga la denuncia, son culturales, sociales e individuales y están en estrecha relación con las causas que originan este fenómeno.
Los estereotipos rígidos del varón con lo que se espera de él como “macho” o el temor a las burlas hacen que trate de esconder el problema. En ese “esquema social” de proveedor, jefe de familia y protector, una denuncia de agresión significaría trastocar los roles establecidos, donde se supone que el varón es el que “lleva las
pantalones” y en ultimo de los casos el que maltrata es el. Para muchos es inadmisible reconocer ante sí mismo y ante los demás la caída de su superioridad. No denuncian porque el maltrato de sus esposas o hijos es un duro golpe a su autoestima..
Hay sentimientos comunes en el hombre maltratado: soledad, sufrimiento, vergüenza, pobre autoestima, culpa, inhibición, propensión a la humillación o temor a tomar una decisión. .
La soledad que sienten es el denominador común. Callan, sufren en silencio pues no hablan sobre su situación ni con el familiar más cercano ni el amigo de confianza. Su respuesta ante la violencia es quedarse callado y aceptar el hecho con resignación o huir momentáneamente de la situación.
No es frecuente que un hombre exprese sus sentimientos y debilidades y le diga a alguien que está siendo maltratado. “No está bien” ver a los hombres lloriqueando o quejándose. Se le ha educado para que reprima sus emociones y se comporte como “todo un hombrecito” desde pequeño. Debe ser capaz entonces, de soportar y controlar el maltrato si es que se reconoce, pues no existe creencia de que la mujer violenta pudiera entrañar peligros potenciales, a pesar de los casos que se reseñan en la prensa mundial.

¡Los hijos… utilizados para ejercer violencia!

Es en el divorcio y en la separación o en hijos fuera del matrimonio, donde se
hace más evidente este fenómeno.
Aquellas parejas que han construido su mundo familiar en base a desigualdades nocivas, suelen vivir rupturas muy traumáticas y dolorosas. El daño perdura en el tiempo y potencialmente afecta futuras relaciones, tanto en las víctimas como en los hijos. Se “usa” al hijo como instrumento de agresión contra el otro, convirtiéndolo en una de las víctimas de los acontecimientos pero no al único dañado, ya que en la privación del rol paternal los hombres se ven fuertemente perjudicados.
Si algún varón se atreve a denunciar, es probable que retire los cargos pues no cuenta con soporte, ni siquiera de su propia familia, ni tampoco con redes sociales de apoyo en la comunidad.
Existe la presunción de que “No existe mayor afecto que el de una madre”, “no hay cuidados más excepcionales que los de la madre”, “nadie quiere a su hijo tanto como una madre”, “madre es una sola, padres pueden haber muchos”; exaltando el rol de la mujer como madre, a pesar de que en algunos casos no hay concordancia con esta concepción; asimismo, se menosprecia y se limita el rol del hombre como padre, al considerarlo solo como un simple proveedor.
Sin tomar en cuenta los sentimientos del hombre y el amor y la dedicación que el padre pueda darle a los hijos. Los hijos parecen ser propiedad natural e indiscutible de la madre. En la separación, es a ella a la que le corresponde la potestad todopoderosa de permitir al padre seguir siéndolo o convertirse en visita de sus hijos. Comienza entonces una suerte de desautorización y supresión de la imagen paterna. Se ahuyenta al padre, se lo elimina del rol y de los afectos de los hijos y una vez que desaparece, entonces a menudo se les acusa de estar ausente, de no “visitar” a sus hijos y que “los hijos no le importan”.

La atención que actualmente se le puede brindar al hombre víctima de violencia familiar es muy limitada y por lo general está restringida a la práctica privada. Sin embargo debemos recordar que a la mujer le costó años de lucha que aún no termina, para lograr una posición de igualdad ante la sociedad.
Si bien todavía no existen recursos comunitarios y legales para asistir al hombre víctima o redes de apoyo familiar y social que le permitan romper con el círculo de la violencia, podemos observar con interés y optimismo, los movimientos que surgen día a día, a favor de los derechos del hombre víctima de violencia familiar.
La comunidad científica y los medios de comunicación también se están interesando en este fenómeno y es seguro que pronto veremos resultados y acciones para su erradicación.
Es de suma importancia, el interés de educadores, legisladores y autoridades para el respeto de los derechos de todos por igual y se imponga en la sociedad una cultura de paz y la solución armónica y constructiva de los conflictos familiares y sociales.

“En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente." Khalil Gibrán

8 comentarios:

  1. Desde que tengo memoria mi madre me ha maltratado y me ha hecho una persona insegura de mi y los demas recuerdo que ella me golpeaba y tambien le decia a mi papa que me golpeara..........la neta me duele mucho por que la sociedad siempre ha puesto a la mujer en un trono de bondad y no ..es cierto.......(soyesterday5@hotmail.com)

    ResponderEliminar
  2. De hecho algunas mujeres se escudan bajo la violencia que ejercen algunos hombres sobre ellas, o qué ejercieron en el pasado, y cuando algún hombre le dice o les grita se sienten las más humilladas. Mi caso fue es así, sirvo en la iglesia como líder, pero mi esposa me violenta mucho, aparte de que no me acompaña a la iglesia, me llama hipócrita, dice que me admira: pero sus hechos dicen todo lo contrario. Ella estaba buscando una salida de oxígeno, y la encontró en mí. Desafortunadamente nos casamos y hoy estoy hasta el cuello de deudas por causa de ella. Si quiero obtener sexo debo ceder a sus caprichos, y si no lo hago soy violentador, egoísta, solo pienso en mi, etc. Sus padre le dieron todo lo que ella quería, y como está acostumbrada a hacer lo que quiere con su familia. Inclusive a su papá lo llama de (pendej...) y le he dicho que está mal. Mi suegro se quejó conmigo, porque ella y su familia lo violentan también mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. suele suceder que ciertas mujeres al tomar consciencia de que han estado siendo víctimas de violencia por determinado tiempo, toman la actitud de "esto no me lo hacen nunca mas", y es que allí al ponerse a la defensiva, en guardia permanente, llegan a hacer lo mismo que les hicieron... no se si será este el caso, pero es necesario poner límites y buscar ayuda profesional inmediata. Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  3. Hola, a pesar de que mi esposa ha sido la que grita, la que acusa, y pretendió siempre alejarme de mifamilia, al final terminó iyendose de la casa, llevandose a mis hijos con engaño, ya no regresó, luego llegó con la policia y se llevó todo. Luego en diferentes juzgados fue y me acusó de violencia física (no la agaredí) y violencia psicológica (y era ella quien me humillaba, me decia que no le servia ya como hombre), y que ella estaba joven (42 años) y que alguien se fijaria en ella. Los juzgados a pesar de que ella no ha presentado pruebas contundentes de las acusaciones, la favorecen en las resoluciones. Que injusto a mis hijos no los he podido abrazar, por que legalmente me mantienen alejado con restricciones emitidas por los juzgados, he pasado ratos amargos porque mis hijos, pueden pasar frente a mi como que si fueran desconocidos..... Y las leyes.....y los servidores públicos... no me ponen atención. Estoy en terapia psicológica, me ha ayudado mucho pero aùn no he superado el estar separado de mis hijos....Solo Espero en Dios que me auxilie, por que las leyes terrenales hansido muy injustas conmigo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el hecho de que te separen de tus hijos tiene nombre, revisa la información del llamado SAP en los archivos del mes de abril del 2011, donde hay una descripción del caso, debe ser tratado en la justicia de esa manera, SINDROME DE ALIENACION PARENTAL.

      Eliminar
  4. hola... quiero ayuda por favor... vengo teniendo muchos problemas con mi novio por tras de mi carácter y mi forma de reaccionar. Siempre le eché la culpa a q lo heredé de la flia de mi papá, imtenté varias cosas para tratar de mejorar pero cuando menos lo espero, x cosas tontas, exploto y lo trato mal.... nada de violencia física pero a él le duele q le conteste mal, lo mire mal o le haga mala cara. Esto tb me tiene q aguantar mi familia.... yo no quiero hacerles daño pero me sale!! y despues me arrepiento pero no puedo volver el tiempo atras... no quiero perder al hombre maravilloso q tengo a mi lado, necesito y quiero cambiar pero no se como.... AYUDENME POR FAVOR....

    ResponderEliminar
  5. HOLA ADRIANA TENGO UN AMIGO MUY PERO MUY CERCANO ES UN INCREIBLE PERSONA CON UNA PASIENCIA QUE POCOS TENEMOS Y SUFRIO VIOLENCIA DOMESTICA DURANTE 6 ANOS SE SEPARO HACE UNAS SEMANAS PERO HAN VUELTO MUCHAS VECES Y SIEMNPRE ACPETA TODO LO QUE ELLA LE DICE INCLUYENDO GRITOS Y HASTA ARANONES VA ATERAPIAS AHORA POR QUE ESTA MUY ENAMORADO PERO CREO QUE NO ES BUEN TERAPISTA PUESTA LO SIGO MIRANDO IGUAL YO VIVO EN UTAH USA Y EL TAMBIEN SI TU ERES PSICOLOGA CREES QUE PODRIAS AYUDARLE A LARGA DISTANCIA POR FAVOR CONTCTAME POR IMAIL MARIBEL_COUNTER@HOTMAIL.COM Y HAY PUEDO DARTE MI TELEFONO Y SI NO POR ESTE MISMO MEDIO ESTARE AL PENDIENTE POR QUE NO SE CON QUE FRECUENCIA CONTESTES GRACIAS Y ESPERO RESPUESTA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. perdón por la demora, en breve te respondo en forma privada, gracias

      Eliminar